Imagina una empresa en la que todos los empleados se sientan y actúen como el propietario.

¿por qué EDE?

Posiblemente estés pensando que una empresa en la que todos se sientan como propietarios es un sentimiento algo moñas, irrealizable, porque siempre existirá el robo del talento, los mercenarios que siempre se marcharán a buscar más dinero.

En Escuela de Efectividad apostamos por un mundo en el que la gente vaya a trabajar con ilusión, en el que los empleados se sientan dueños, implicados, escuchados, parte del macro proyecto, y que los llevará a alcanzar metas impresionantes, no solo monetarias, sino también de propósito, de calidad de vida.

El trabajo no tiene porque ser un medio para lograr retribuciones (solo) monetarias, puede ser un fin en si mismo.

Trabajar traerá tensión, choques, dificultades, estrés, pero que todo esto sea puntual, como consecuencia de trabajar con personas, pero en el que que haces cada día sea una fuente de sentido, de significado, de realización.

Estamos en una nueva era, de cuellos caídos, donde la atención es el bien más escaso, donde salimos hace ya de unas cuevas, y hemos pasado a entrar en otras, la del apendice de tu mano, tu flamante móvil de 1000 eurazos.

Es necesario gestionar nuestra relación con la productividad, a la que no podemos escapar, para lograr hacer aquello que nos proponemos, hoy en día, una tarea cada vez más complicada, y donde impera el: “No me da la vida”.

Debemos trabajar métodos de organización efectivos, adaptarnos al contexto actual (si a tiktok, Club House, y otros objetos relucientes que vendrán), saber gestionar nuestra atención, e intentar huir del fomo, o el SOS, el síndrome del objeto reluciente(Shinv Object syndrome).

EDE es un movimiento, una comunidad, una tribu o como quieras llamarlo que busca hacer la empresa un sitio mejor en el que pasar nuestras horas efectivas, un ecosistema en el que el win-win impera, la relación persona a persona.

Es lógico que para tener relaciones personales, disfrutar de nuestro propósito, tenemos que tener sistemas que todo lo que sea repetitivo, y realizable por una automatización, un plugins, o un algoritmo, se haga por la tecnología.

Así que para el fundador, emprendedor, ejecutivo, mando intermedio… trabajaremos el liderar a Personas, acompañarlas, en un sentido mutuo, yo te ayudo, tu me ayudas, donde las jerarquías o estructuras verticales están ya superadas, y perseguimos sumar al equipo.

Todos tenemos perfiles contradictorios, doble personalidad, triple incluso. Convive en nosotros el emprendedor/soñador, el administrador de sistemas que busca organizar eficazmente cuanto hace, o el técnico que trabaja en su área de excelencia.

La Escuela pretende hacerte ver esto para así balancear nuestras personalidades, y aprender a convivir con ellas sin luchar, sin desgastarnos.

Y es cierto, que en el emprendimiento, puedes ir aprendiendo todo tu solo, tropezando, y levantándote, una actitud elogiable sin duda, pero, si con sistemas, si con trabajo en equipo, si con aplicaciones que no te venden la moto, puedes ahorrarte caídas, heridas de guerra, o secuelas en tus rodillas.

Esta es mi idea de que habilidades, competencias necesitamos, aterrizadas en forma de pirámide, porque vivir como un faraón es posible, y esta es una hoja de ruta para comenzar que te propongo.

¿no crees que merece la pena?

Si quieres saber más sobre mí, aquí te cuento quién soy.