Cursitis: el síndrome de la cursitis permanente

La cursitis te interesa seguro.

En una entrevista en formato podcast a una coach de grandes directores de negocio, la chica, la entrevistada, se le notaba algo tensa.

Aunque sólo fue al principio.

Conforme pasaron los minutos se fue soltando y fue ella misma.

La chica, una coach con varias certificaciones de coaching, de PNL, de empatía emocional, de habilidades sociales, de soft skill, de EMDR y otros palabros similares, contó en un momento dado algo que me resonó.

Yo acompaño a mis couchees a realizar sus objetivos de forma ordenada.

En mitad de la entrevista contó en qué cursos estaba apuntada.

Y su relación fue larga, larga….

Muy larga.

Duró casi toda la entrevista.

Bueno.

Ese ansia viva en formación, se llama el síndrome de la cursitis, y este que te habla, lo ha tenido durante años, decenas de años.

El más reciente que estaba haciendo nuestra coach de CEOS, es el de marca personal.

De 400 horas. 

De 4000 Dolars.

¡Toma ya!

Y aunque formarse está muy bien, de hecho yo en cada correo diario te recomiendo formación, lo que no puedes hacer es caer en una espiral de formación sin fin.

El conocimiento es como el océano, INFINITO.

Y los cursos, master, webinars, talleres, jornadas…. como puedes comprobar, son infinitos.

Así que te dejo una reflexión en forma de preguntas:

.- ¿haces cursos y cursos porque igual hay mieditis a situaciones futuras que pueden venir?

.- ¿no será más lógico estudiar/formarte en los temas puntuales que te pida tu cliente, cuando te los pida realmente el cliente?

.- ¿no es marca personal ser uno mismo?, ¿para ser uno mismo necesitas formaciones de terceros, y perder-ganar 400 €, y 4000 Euros?

Sinceramente sé bien de lo que hablo. 

Yo padecí Cursitis, y aún…

Está bien formarse.

Pero que sea con cabeza, con lógica, y a ser posible, que esos aprendizajes te ayuden sobre todo a ser proactivo, a realizar cosas, a hacer.

Sé tú mismo.

Eso es ser auténtico, y así, igual ayudas mucho a tus clientes. 

Seguimos.

Ir arriba