196. Los cuellos de botella siempre están en mis torpes compañeros

Los cuellos de botella, siempre son de otros.

Curioso este echar balones fuera.

te hablaré de algo que todo el mundo dice, pero que igual no es del todo cierto.

En mi empresa hay cuellos de botella, 

pero siempre son atascos de otros.

Comenzamos.

Los cuellos de botella… son de otros

Te contaré como un cambio de aplicación en una empresa, que igual ya te he hablado de esto, porque genera muchas tensiones internas, tiene fases, tiene distintos estados por los que se va pasando, tiene puntos de vista, según cada uno lo ve.

Normalmente pensamos, a nivel personal, que la culpa es de otros. Hay cuellos de botella, atranques, PERO ESTAN AHÍ AFUERA.

El de los demás, LAS OTRAS PERSONAS, también piensan que la culpa es de otros. Sigue habiendo cuellos de botella.

Tú piensas, ellos piensan, que el problema está ahí afuera, que es de otros. 

Pero llega un momento en que casi todo se normaliza.

Casi, porque siempre hay alguien que sufre en silencio sus problemas, por ejemplo de su torpeza digital, y supone un freno en la implantación del proyecto, o simplemente de los quehaceres diarios. 

Y aún así, ÉL, esa persona con limitaciones, tambien cree que la culpa es de otros, porque no le facilitan su aprendizaje, o si es torpe sigue siendo SIEMPRE por culpa de otros.

Es como meter palos en las ruedas.

Pero todos nos metemos palos los unos a los otros, 

Seguro que has tenido algún día en tu trabajo, en tu empresa, incluso en casa resistencia a los cambios de aplicación, de sistema operativo, o simplemente te han cambiado el interfaz, los colores de una aplicación que usas mucho y te genera incomodidad.

En las empresas, esto se acrecienta, porque todos los problemas son de otros. 

El jefe nos cambia la aplicación.

Esto es una mierda, no sirve para nada, cuesta el doble hacer las cosas…

Pero al final te vas adaptando, los cuellos de botella, las resistencias, se van difuminando como parte de un proceso, y en pocos días, ya casi nadie habla de la migración.

Algun romántico, que refería antes se hacía así o asá, aquello era mejor, era peor, si las comparamos….

Pero todo sigue adelante. 

Todos nos adaptamos. 

Y es recurrente, eso que te comentaba, echar las culpas a los otros, y sería deseable, en esos cambios propuestos, decididos, siempre con un sentido, arrimar el hombro, empujar un poco más, en vez de fomentar esos ambientes tan tóxicos que hay en toda empresa de cuchicheo, de no dejar titere con cabeza.

La migración de las botellas.

Y estas resistencias como te digo, se van diluyendo solas, normalmente. 

Al principio el problema es colectivo, no tuyo ¡claro!

Después se va avanzando, y ya solo son algunos los que son cuellos de botella.

Y en una última fase, el cuello de botella siempre termina en unos pocos, en el torpe digital. 

Ahora te cuento cómo puedes terminar con este problema, con ese ir moviendo las botellas de un sitio a otro. 

Gestión de personas, que no de proyectos. 

Pero permíteme que te diga antes una cuestión en relación con la gestión de cualquier proyecto. 

Como sabes, soy project manager certificado por el pmi, una certificación que te puede resultar como tener una etiqueta de anis del mono. 

Yo me acerqué a la gestión de proyectos pensando que así ganaría competencias, habilidades.

Y ciertamente lo hice, fueron meses de estudio para la certificación, meses de práctica.

Pero quiero compartir una cuestión que me he dado cuenta, a lo largo de estos años. 

No gestionamos proyectos.

En absoluto. 

Gestionamos personas.

Como al proyecto que caiga en tus manos, lo dirijas o formes parte de él, como las personas no sean gestionadas, escuchadas, animadas, ni la más alta certificación puedo lograr nada.

En cambio otro, aunque tengo de título una etiqueta de anís del mono, como tenga esas habilidades de ayudar, empoderar, animar, hacer pagos de todo tipo, dinerarios cuando procedan, no dinerarios de palmada en la espalda, del eterno y más buscado RECONOCIMIENTO, tu proyecto tiene muchas más probabilidades de alcanzar el éxito. 

El matiz, que me gustaría que te llevarás de estos minutos es….

Que NO gestionamos proyectos (o no considerados de forma aislada), gestionamos personas. 

De hecho, al hilo de lo de cambiar de aplicación en las empresas, hay una máxima que yo siempre comparto:

– La informática no ordena a las personas.

Pero personas ordenadas, motivadas, empujaran lo que hagan con o sin informática. 

Siempre pregunto a las personas, si conocen en qué les puede ayudar la productividad.

Casi todos contestan, en hacer más, en menos tiempo. 

Es casi unánime.

Pero lo más importante es que para hacer, hay que contar con las personas, hay que saber quién está atrancado. 

Igual son sus miedos 

Sus demonios, 

Sus limitaciones, los que lo están paralizando.

Cuando detectes cuellos de botella, palos en la rueda, te propongo 3 sencillos pasos, como yo hice con un compañero, y ha marcado la diferencia. 

Siéntate con él, escúchalo, mira el problema desde su punto de vista. 

Intenta a ser posible tú hablar poco. 

Mi alta certificación en gestión de proyectos no sirvió de nada, para superar el problema de este, mi compañero. 

Solo bastaron 3 pasos:

Mira:

1º Creas un expediente desde este botón.

2º Vas guardando ahí los documentos que ahora estás echando en esta carpeta tuya del escritorio. 

3º Ya está todo en la nube, y el usuario puede consultarlo cómodamente desde casa.

Eso fue todo.

Media hora de inversión

Igual te parece nada, pero para él supuso la diferencia, para él lo fue todo.

Y no quiero aparentar ese falso sentimiento de es que yo ayudo a muchos, ojo con lo de ser el eterno ayudante, facilitador, la empatía siempre con ojo, que se te puede volver en tu contra.

Pero lo que hagas que salga del interior, que sea porque vives en coherencia, en integridad, alineado con lo que eres.

Si echar un rato, invertir ½ hora con tu compañero, no te sale, no fluye, no lo hagas. 

Ahora, cuando este se consigue, cuando ya remamos todos en la misma dirección, unos más rápido, otros menos, pero todos a una, resulta impagable.

Para el proyecto

Para tí a nivel personal.

Para la organización, en la que inviertes tú también y no solo esperas recibir. 

Resumen Cuello de botella

Está bien certificarse en gestión de proyectos, obtener títulos en aquello que sea tu área de profesión, pero como no sepamos gestionar personas, influir en ellas, facilitarles la vida, vs despellejarlos, tus logros serán menos, más lentos, más limitados. 

Eso si, que lo hagas sea porque vives en coherencia, no por aparentar, no por postureo, no para decir luego a los demás, yo es que le he puesto las pilas al torpe digital. 

Esto no va de eso.

Ayuda al torpe digital, igual está mas solo que la una, tiene auténtico miedo, está desbordado por tanto cambio. 

Seguimos!

Ir arriba